Valor Económico Agregado (EVA) y su importancia en Lean


Actualizado: 3 enero, 2024 | Production Tools |

El concepto de «Valor Económico Agregado» es una piedra angular dentro de la filosofía de gestión Lean. Se trata de un principio que permite optimizar procesos concentrando los esfuerzos en aquello que realmente valora el cliente.

Pero, ¿Qué significa exactamente el valor económico agregado? ¿Cómo se relaciona con la mentalidad Lean? En este artículo explicaremos este crucial concepto, analizaremos sus implicaciones para la mejora continua y veremos ejemplos de cómo maximizarlo en cualquier proceso. Entendiendo qué aporta valor al cliente y qué no es un cambio de paradigma que puede catapultar la eficiencia de una organización. Despilfarrar recursos en lo que no interesa al cliente es ir contra la filosofía Lean. 

Índice

¿Qué es valor económico agregado en Lean?

El valor económico agregado es un concepto clave en la filosofía Lean de optimización de procesos. Se refiere a las actividades o acciones concretas que se realizan sobre un producto o servicio que el cliente final está dispuesto a pagar. Es decir, el valor agregado sólo existe cuando el cliente lo percibe como tal. Si una actividad no aporta valor desde la perspectiva del cliente, se considera desperdicio o «muda» en terminología Lean. EVA por sus siglas en inglés o valor económico agregado, es un concepto financiero relacionado con Lean que mide el valor real creado por una empresa.

El EVA se calcula restando el costo de capital de la empresa de su beneficio operativo después de impuestos. Es decir: EVA = Beneficio operativo después de impuestos – Costo de capital

Si el EVA es positivo significa que la empresa está generando una rentabilidad mayor al costo de capital, por lo tanto está creando valor. En cambio, un EVA negativo indica que la rentabilidad no alcanza a cubrir el costo de capital, destruyendo valor económico agregado.

Medir el valor económico agregado monetario real

El EVA es una métrica financiera muy utilizada en gestión Lean porque permite medir el valor económico agregado monetario real creado tras aplicar principios como la reducción de despilfarros, la optimización de procesos, la mejora continua, etc. Enfoques como Six Sigma o Lean Manufacturing buscan maximizar el valor económico agregado al eliminar actividades que no agregan valor para el cliente y optimizar los procesos productivos. Un EVA positivo y creciente se interpreta como que la empresa está creando valor de forma eficiente según la filosofía Lean.

¿Cuáles son las principales actividades de valor económico agregado?

Para que sea considerada de valor económico agregado en un proceso, una actividad precisa atender los siguientes criterios:

Trabajo por el cual el cliente está dispuesto a pagar

Se refiere a aquellas tareas o procesos que agregan valor económico agregado para el cliente final de un producto o servicio. Algunas características de este tipo de trabajo son:

  • Satisface una necesidad específica del cliente. El cliente obtiene un beneficio concreto.
  • Se enfoca en los requerimientos y preferencias del cliente.
  • Mejora o facilita la experiencia del cliente de alguna manera.
  • Genera percepción de calidad, utilidad o valor en el cliente.
  • El cliente puede diferenciarlo de otras ofertas similares.
  • El precio que el cliente paga parece proporcional al valor entregado.
  • Contribuye directa o indirectamente a los ingresos y rentabilidad del negocio.

En definitiva, es un tipo de trabajo que el cliente reconoce como necesario o útil para satisfacer sus necesidades y por ello está dispuesto a desembolsar dinero a cambio. Agrega valor económico agregado real al cliente.

Trabajo caracterizado por la transformación

El trabajo que transforma se considera de valor agregado en un proceso, se refiere a aquellas actividades que cambian o modifican un producto o servicio a lo largo de las etapas de producción o prestación del servicio. Algunas características del trabajo de transformación de valor económico agregado son:

  • Implica una modificación física o química de los materiales o insumos. Por ejemplo, ensamblar partes, dar forma, mezclar ingredientes.
  • Cambia las características y atributos del producto o servicio. Mejora su calidad, funcionalidad, presentación, etc.
  • Requiere la participación activa e intencional de recursos humanos y/o maquinaria. No ocurre espontáneamente.
  • Agrega valor económico agregado desde la perspectiva del cliente, quien percibe mayor utilidad con el producto transformado.
  • La transformación ocurre a lo largo de las diferentes etapas del proceso de negocio.
  • No se trata de almacenar o transportar, sino de convertir recursos en productos finales.
  • Contribuye directamente al logro de los objetivos y razón de ser del negocio.

Trabajo realizado correctamente la primera vez

El trabajo que es hecho correctamente la primera vez, considerado de valor económico agregado en un proceso, se refiere a las actividades y tareas que se completan de manera adecuada desde el primer intento, sin errores, repeticiones o reprocesos. Algunas características de este tipo de trabajo son:

  • Se siguen los procedimientos y estándares establecidos para ejecutar la tarea.
  • No contiene defectos, errores o variaciones respecto a los requerimientos y especificaciones del proceso.
  • No requiere revisión, verificación o validación adicional por parte de otros roles.
  • No genera reprocesos, devoluciones, quejas o trabajos innecesarios debido a errores.
  • Optimiza el uso de recursos, materiales y tiempo al no tener que volver a hacer el trabajo.
  • Agrega valor económico agregado para el cliente interno o externo desde la primera vez.
  • Denota competencia, experticia y dominio de la tarea por parte de quien la ejecuta.
  • Reduce costos operativos y riesgos de calidad asociados a la repetición de tareas.
  • Maximiza la productividad al evitar ineficiencias y reprocesamiento.

En conclusión, hacer las cosas bien desde el principio es clave para generar valor económico agregado en los procesos sin desperdicios.

Ejemplos de actividades que normalmente agregan valor económico

Ejemplos de actividades que agregan valor económico agregado son: la fabricación o ensamblaje de componentes, el diseño del producto, programación del software, atención al cliente, transporte de materias primas, etc. En cambio, esperas entre procesos, almacenamiento excesivo, reprocesos, burocracia innecesaria o sobreproducción son actividades que no aportan valor económico agregado al cliente final.

La identificación del valor económico agregado permite a las empresas centrarse en maximizar estas actividades críticas que interesan al cliente, optimizando o eliminando todo lo demás. Esto conduce a mejorar la calidad, reducir costes y minimizar los plazos de entrega.

¿Cuáles son las principales actividades sin valor económico agregado, pero necesarias?

No agrega valor al producto o servicio, pero precisan suceder por alguna razón, tales como:

Contrato o especificación del cliente

Algunos ejemplos de actividades sin valor económico agregado, pero necesarias por contrato o especificación del cliente son:

  • Generación de reportes o documentación solicitada únicamente por el cliente, pero que no se usa internamente.
  • Inspecciones o controles de calidad adicionales que pide el cliente, pero que no son críticos para el proceso.
  • Utilización de materias primas o empaques indicados por el cliente, pero estándar para la industria.
  • Actividades de aprobación o validación redundantes del cliente durante el proceso.
  • Mantener un stock mínimo de productos terminados solicitado por el cliente.
  • Realizar auditorías y controles específicos requeridos contractualmente por el cliente.
  • Recopilación y entrega de datos sobre el desempeño o producción que el cliente requiere monitorizar.
  • Cumplir con requisitos de imagen de marca del cliente pero que no afectan la calidad.

Aunque estas actividades no agregan valor al producto en sí mismo, son imprescindibles para cumplir con los términos pactados con el cliente. Eliminarlas podría generar insatisfacción e incumplimientos contractuales.

Relación entre los estándares de mercado y el valor económico agregado

Los estándares de mercado son requisitos, especificaciones, normas o procedimientos establecidos para un sector industrial o tipo de negocio por organismos reguladores, asociaciones comerciales o la costumbre y práctica empresarial generalizada. Realizar actividades para cumplir con estándares de mercado no agrega valor económico directo al producto o servicio, pero es necesario porque:

  • Permite comparar y evaluar a proveedores y productos usando las mismas métricas.
  • Genera confianza en clientes al saber que se siguieron prácticas aceptadas en el sector.
  • Es requerido legalmente en algunos casos para operar en ese mercado.
  • No adoptar estas prácticas puede excluirte del mercado objetivo.
  • Los competidores lo hacen, es necesario para permanecer relevante en el sector.
  • Los estándares reflejan la madurez y experiencia acumulada de la industria.

Aunque no diferencian tu oferta, ignorar los estándares esperados puede tener consecuencias comerciales y regulatorias. Son el punto de partida para competir en un sector.

El valor económico agregado en la reglamentación gubernamental

La reglamentación gubernamental implica una serie de actividades que, aunque no generan valor agregado directamente, son necesarias para asegurar el correcto funcionamiento de la economía y la sociedad. Estas actividades incluyen:

  • La elaboración, aprobación, publicación y difusión de las normas jurídicas que regulan los distintos sectores y ámbitos de la actividad económica y social.
  • La supervisión, fiscalización, control e inspección del cumplimiento de las normas por parte de los agentes económicos y sociales.
  • La aplicación de sanciones administrativas o judiciales en caso de incumplimiento o infracción de las normas.
  • La resolución de conflictos, reclamaciones, quejas o consultas relacionadas con la aplicación o interpretación de las normas.
  • La evaluación, revisión, actualización y mejora continua de las normas para adaptarlas a las necesidades y demandas de la sociedad.

Método de trabajo desactualizado

Un método de trabajo desactualizado puede generar una pérdida de competitividad, calidad, eficiencia, innovación y satisfacción laboral. Un método de trabajo desactualizado puede ser el resultado de una falta de inversión, formación, actualización o mejora continua. Un método de trabajo desactualizado es una actividad sin valor agregado, pero necesaria, porque no aporta ningún beneficio al producto o servicio que se ofrece, pero se debe realizar por alguna razón. Algunas de estas razones pueden ser:

  • Un contrato o especificación del cliente que exige el uso de un método determinado.
  • Un estándar de mercado que requiere el cumplimiento de ciertos requisitos o normas.
  • Una reglamentación gubernamental que impone ciertas condiciones o restricciones.
  • Una limitación técnica o material que impide el cambio o la innovación.

Un método de trabajo desactualizado puede tener consecuencias negativas tanto para la empresa como para los trabajadores. Para la empresa, puede suponer una pérdida de oportunidades, una reducción de la rentabilidad, una disminución de la imagen y la reputación, y una mayor vulnerabilidad ante la competencia. Para los trabajadores, puede implicar una mayor carga física o mental, una menor motivación, un mayor estrés, una menor autonomía y un menor desarrollo profesional. pero

Equipamiento obsoleto

El equipamiento obsoleto es aquel que ha quedado anticuado y poco usado en la actualidad, ya que no resulta adecuado ante las circunstancias. El equipamiento obsoleto puede ser el resultado de una decisión económica de los fabricantes, que dejan de producir repuestos y componentes para forzar a que los consumidores compren los nuevos productos. También puede ser el efecto del avance de la investigación científica, que desarrolla nuevos productos más eficientes, innovadores y seguros.

El equipamiento obsoleto es una actividad sin valor agregado, pero necesaria, porque no aporta ningún beneficio al producto o servicio que se ofrece, pero se debe utilizar por alguna razón. Algunas de estas razones pueden ser:

  • Una falta de inversión o formación por parte de la empresa, que impide la mejora continua.
  • Un contrato o especificación del cliente que exige el uso de un equipamiento determinado.
  • Un estándar de mercado que requiere el cumplimiento de ciertos requisitos o normas.
  • Una reglamentación gubernamental que impone ciertas condiciones o restricciones.
  • Una limitación técnica o material que impide el acceso a los nuevos productos.

El equipamiento obsoleto puede tener consecuencias negativas tanto para la empresa como para los trabajadores. Para la empresa, puede suponer una pérdida de competitividad, calidad, eficiencia, innovación y rentabilidad. Para los trabajadores, puede implicar una mayor carga física o mental, una menor motivación, un mayor estrés, una menor autonomía y un menor desarrollo profesional.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Industria 4.0, La factoría del futuro

El sector industrial, robots colaborativos o digitalización de funciones están en continua evolución. La asociación con una empresa especializada como Production Tools permite implementar diseños estandarizados así como el desarrollo de diseños personalizados que ayudan a aportar un valor diferencial.

Contactar