Takt Time: Cómo calcularlo y usarlo en tu proceso


Actualizado: 16 mayo, 2024 | Production Tools |

En un mercado cada vez más dinámico y competitivo, las compañías deben ser capaces de adaptarse ágilmente a los requerimientos y fluctuaciones en la demanda de los clientes.

Tener visibilidad sobre el ritmo al que se necesita servir los pedidos, también conocido como Takt Time, se ha convertido en un factor clave en las estrategias de producción modernas. El «Takt Time Lean Manufacturing» es un concepto central dentro de la metodología Lean Manufacturing que consiste en calcular el tiempo de ciclo necesario para cumplir con la demanda real del mercado. Se trata de un pilar fundamental de la metodología y de la estrategia de producción Justo a Tiempo (Just-In-Time).

Índice

¿Qué es el Takt Time?

Para definir ¿Qué es takt time? Podemos decir que Takt proviene del alemán y hace referencia a la velocidad o el ritmo. Cuando hablamos de Takt Time (se puede encontrar también escrito como «Tack Time» o «Tak Time«, aunque no de forma correcta), nos referimos al ritmo de producción o velocidad exacta que un proceso de fabricación necesita mantener para satisfacer las demandas actuales de los clientes sin recurrir a la sobreproducción. En otras palabras, ¿Qué es el Takt Time? Es el tiempo promedio que debe transcurrir entre la producción de una unidad de producto y la siguiente, ajustándose en todo momento a la cantidad real de pedidos que tiene la fábrica en un periodo determinado.

Por tanto, el Takt Time funciona como un regulador interno del ritmo de producción, permitiendo sincronizar el flujo de salida con el flujo de demanda externa. De esta manera, se evita fabricar productos que no han sido solicitados y se minimizan los excesos de inventario.

Takt Time y Lean Manufacturing

Este concepto de Takt Time está estrechamente asociado a las metodologías de Lean Manufacturing o producción ajustada. En este contexto de eliminación de desperdicios, el Takt Time cobra especial relevancia como herramienta para lograr un flujo continuo y eficiente. Al ajustar el ritmo interno de producción con la demanda externa real, se consigue evitar la sobreproducción y la acumulación innecesaria de inventario. De esta manera, se maximiza la eficiencia del proceso productivo y se reducen significativamente los costes asociados a la gestión de stocks.

En definitiva, el Takt Time funciona en Lean Manufacturing como un elemento regulador que permite sincronizar el flujo productivo con las necesidades del mercado, logrando procesos más ágiles y eficientes.

¿Cómo calcular el Takt Time?

El cálculo del Takt Time es bastante sencillo. Se trata de dividir el tiempo disponible para la producción entre la cantidad de unidades que el cliente ha solicitado. La «Takt Time formula» sería la siguiente:

Takt Time = Tiempo disponible / Demanda del cliente

Ejemplo de cálculo de Takt Time

Supongamos que una empresa ha recibido un pedido de 1.500 unidades de un producto que deben ser producidas en un período de 24 horas. Si la empresa trabaja las 24 horas del día, y considerando que 24 horas son 86.400 segundos, el cálculo (Takt Time ejemplos) del Takt Time sería:

86.400 segundos / 1.500 unidades = 57,6 segundos/unidad

Esto significa que, para cumplir con la demanda del cliente, la empresa necesita producir una unidad del producto cada 57,6 segundos.

Takt Time y el proceso de producción

El Takt Time juega un papel crucial en la definición del ritmo de producción óptimo. Ajustar el ritmo de las operaciones al tiempo takt permite a la empresa satisfacer la demanda del cliente sin incurrir en sobreproducción o escasez. Synchronizar todos los procesos productivos al Takt Time consigue que se fabrique en línea con lo que requiere el mercado, ni más ni menos. Esto evita acumular inventario y reduce sustancialmente los costes asociados de almacenaje y obsolescencia.

La relación entre Takt Time y Justo a Tiempo

El uso del Takt Time está estrechamente vinculado a la estrategia de producción Just in Time o Justo a Tiempo, uno de los pilares del Lean Manufacturing. Esta metodología busca que la producción se ajuste exactamente al ritmo marcado por la demanda real, lo que minimiza el almacenamiento innecesario y mejora la eficiencia en la gestión de recursos.

Bajo este enfoque, se fabrica el producto que se necesita, en las cantidades que se necesitan y justo cuando se necesita. No antes ni después. La implementación eficiente de Takt Time permite sincronizar los flujos para conseguir esta producción acompasada con las necesidades cambiantes del mercado.

En definitiva, el Takt Time se convierte en una guía imprescindible para gestionar de forma ágil la capacidad productiva, distribuir mejor las cargas de trabajo y eliminar cuellos de botella o excesos de producción. Su aplicación está directamente ligada a los principios just in time de eliminación de desperdicios.

Beneficios de usar Takt Time

El uso adecuado del Takt Time puede tener numerosos beneficios para la empresa:

  • Evita la sobreproducción: Con un Takt Time bien calculado, se puede regular la producción para que se ajuste exactamente a la demanda, evitando así la producción excesiva.
  • Reduce los costes: Al evitar la sobreproducción, también se evitan los costes asociados al almacenamiento de excedentes de producción.
  • Optimiza los recursos: El Takt Time permite ajustar el uso de los recursos a las necesidades de producción, lo que puede llevar a una mayor eficiencia y ahorro de costes.

Eficiencia en la cadena de suministro

Además de los beneficios ya mencionados en la optimización de las operaciones internas, el uso efectivo del Takt Time puede llevar a una mayor eficiencia en toda la cadena de suministro. La implementación de esta métrica no solo sirve para marcar el ritmo óptimo de fabricación, sino que también permite una mejor coordinación con proveedores y distribuidores. Si los flujos están alineados con un tiempo takt común, se genera una visibilidad y trazabilidad mucho mayor entre todos los eslabones.

Esta sincronización basada en la demanda real consigue minimizar oscilaciones, evita la propagación del efecto látigo y rompe stock de seguridad innecesarios a lo largo del camino que recorre el producto. En definitiva, se optimizan los flujos y se eliminan costes ocultos. Por otro lado, la transmisión del Takt Time como referencia facilita también un dimensionamiento más eficiente en la capacidad de producción de cada agente. Proveedores, fabricantes, centros logísticos o distribuidores pueden planificar mejor sus operaciones para satisfacer las necesidades finales del cliente.

La adopción de esta métrica a lo largo de toda la cadena de valor añade trazabilidad, visibilidad y eficiencia en cualquier sector industrial. Permite una mejor gestión de recursos limitados a la vez que se da una respuesta más ágil a las exigencias del nuevo entorno VUCA.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Industria 4.0, La factoría del futuro

El sector industrial, robots colaborativos o digitalización de funciones están en continua evolución. La asociación con una empresa especializada como Production Tools permite implementar diseños estandarizados así como el desarrollo de diseños personalizados que ayudan a aportar un valor diferencial.

Contactar