¿Para qué sirve una Amoladora?


Actualizado: 20 mayo, 2021 | Production Tools |

No cabe ninguna duda que las amoladoras son una de las herramientas más versátiles existentes para realizar diferentes tipos de trabajos con piezas y superficies de diferentes tipos de materiales.

Tanto en trabajos domésticos como en los profesionales, es necesario saber para qué sirve una amoladora, ya que es fundamental para obtener diferentes acabados como el lijado, el cortado o el desbastado de una pieza. 

Usando una amoladora en el taller

Indice de Contenido

Qué es una amoladora

La amoladora, también llamada radial, es una herramienta eléctrica o herramienta neumática muy utilizada en diferentes trabajos domésticos o profesionales.

Consta de un motor de alta potencia conectado a unos engranajes capaces de hacer girar un disco a revoluciones bastante elevadas, acoplado en la punta de su eje exterior. Este disco es un elemento sustituible y es el que permite realizar las diferentes funciones de las que es capaz una amoladora.

Para qué sirve una amoladora

Una vez que se sabe qué es una amoladora, es fácil de entender que el componente más versátil de esta herramienta eléctrica es su disco. En función del trabajo a realizar, habrá que escoger el disco adecuado, ya que es el elemento que estará en contacto con el material de la pieza que vayamos a modificar.

La radial permite realizar trabajos diferentes, siendo una herramienta imprescindible para tareas domésticas como el bricolaje (amoladoras manuales a batería), y muy usada en entornos profesionales como en construcción, en el mecanizado de piezas y en numerosos sectores e industrias. Veamos para qué sirve una amoladora:

  • Lijado: Es el acabado superficial liso de una pieza u objeto. Para hacerlo, se utilizan discos con diferentes tamaños de granos de lija en función del material a tratar. El mejor lijado se realiza con amoladoras rectas.
  • Abrillantado o pulido: Consiste en alisar y dar tersura o lustre a un objeto para conseguir una superficie brillante o satinada. Una amoladora es perfecta para pulir diferentes tipos de materiales como mármoles o granitos.
  • Corte: Es el seccionamiento de una pieza. En estos casos, los discos de corte se caracterizan por ser más finos, capaces de cortar materiales como plásticos, maderas, metales, etc.
  • Decapado: La amoladora es perfecta para eliminar diferentes tipos de impurezas como manchas, herrumbres, escoria, contaminantes inorgánicos, etc.
  • Desbaste: Consiste en la eliminación de residuos que se encuentran adheridos a un material.

Tipos de amoladoras

Una vez que se conoce para qué sirve una amoladora, es fácil colegir que la elección del tipo tiene una gran importancia en función del trabajo que se quiere realizar. De acuerdo a esto, hay varias formas de clasificar las amoladoras.

Según el tamaño de sus discos

En función del diámetro de los discos, se tienen los siguientes tipos de amoladoras:

  • Mini amoladoras: Son amoladoras de hasta 1500 W de potencia con discos comprendidos entre los 115 y 125 mm de diámetro. Son muy ligeras, por lo que son las más utilizadas en trabajos de bricolaje o pequeña envergadura.
  • Amoladoras de gran radial: Sus potencias llegan hasta los 2600 W y los discos tienen diámetros comprendidos entre los 180 y 230 mm. Como herramienta, no son más grandes que las anteriores, la diferencia es el aumento de potencia que tienen. Ideales para trabajar con superficies y materiales de gran dureza, son las más utilizadas en construcción, mecanizado de piezas y todo tipo de trabajos profesionales.

Según su forma

En función de la forma que tengan, hay los siguientes tipos:

  • Amoladora angular: Es aquella en las que el disco se encuentra en diferente ángulo con respecto al eje de la máquina. Normalmente, el eje del disco se encontrará en perpendicular al de la máquina.
  • Amoladora recta: En este caso, tanto herramienta como disco se encuentran alineados en el mismo eje.
  • Amoladora mesa: Estructura en la que la radial se fija a una mesa, donde se encuentra completamente estabilizada la pieza a tratar.

Según su fuente de energía

De acuerdo a su alimentación, se clasifican de la siguiente forma:

  • Amoladoras eléctricas: Pueden ser conectadas directamente a tomas de corriente o funcionar a través de baterías. Las más potentes suelen estar enchufadas, ya que son las que más consumen, mientras que las de batería, son muy indicadas para trabajos domésticos.
  • Amoladoras neumáticas: Incluyen un pequeño compresor de aire que alimenta al motor. Suelen tener refrigeración directa, por lo que sus motores presentan una gran longevidad. ¿Para qué sirve una amoladora neumática? Presentan la misma versatilidad en cuanto a los trabajos que pueden realizar, pero la diferencia principal es que son herramientas que arrancan y se detienen al instante, por lo que son muy valoradas en trabajos de gran precisión.

Si estás interesado en conocer más de este tipo de herramientas te recomendamos las amoladoras Bosch, aunque también puede ser de tu interés las herramientas de taller Hazet.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Industria 4.0, La factoría del futuro

El sector industrial, robots colaborativos o digitalización de funciones están en continua evolución. La asociación con una empresa especializada como Production Tools permite implementar diseños estandarizados así como el desarrollo de diseños personalizados que ayudan a aportar un valor diferencial.

Contactar

Ofertas de Junio y Julio

precios Vigor 2021

Precios de oferta Herramientas Vigor

!Super Promoción 2021¡
Ofertas válidas del 1 de Junio al 31 de Julio de 2021.
Peso: 1,8 MB

Descargar Catálogo
Precios de oferta Herramientas Hazet

Precios de oferta Herramientas Hazet

!Aprovecha el verano¡
Ofertas válidas del 1 de Junio al 31 de Julio de 2021.
Peso: 1,8 MB

Descargar Catálogo