Cómo limpiar y pulir el aluminio


Actualizado: 4 enero, 2022 | Production Tools |

El aluminio es uno de los metales más utilizados para la fabricación de objetos debido a su ligereza, la gran resistencia que presenta y su fácil mantenimiento, ya que solo necesita un mínimo de cuidado para que esté en perfectas condiciones. Sin embargo, hay que tener ciertos cuidados para conseguir todo esto, y es que saber cómo limpiar el aluminio correctamente es esencial para preservar su superficie lisa y que destace su brillo característico. 

Persona puliendo una superficie de aluminio

Indice de Contenido

Cómo pulir el aluminio correctamente

Antes de aprender a pulir el aluminio, es necesario saber que este material se caracteriza por tener una capa de alúmina en su superficie que la protege y que es la responsable del brillo que presenta. Una mala elección en la técnica empleada puede desgastarla y quitarle todas las propiedades que tiene. Esto normalmente puede producirse cuando se emplean ciertos ácidos o se raya el material.

Si queremos mantener este material en perfectas condiciones, no solamente debemos saber cómo limpiar el aluminio, sino que, además, deberemos hacerlo de forma regular para evitar su deterioro y mantenerlo siempre en buen estado como si fuera nuevo. Eliminar su suciedad es un proceso bastante fácil, solamente hay que seguir las siguientes recomendaciones:

  • Si lo frotamos, hay que hacerlo en movimientos de ida y vuelta, nunca realizarlo en movimientos circulares, ya que puede causar efectos desiguales e impide que su textura quede uniforme.
  • No utilizar productos abrasivos, como la lana de acero, ya que deterioran la superficie del material.
  • De igual forma, los productos corrosivos son igual de malos y debemos evitar golpear el material.
  • Los objetos punzantes con filos o puntas pronunciadas deben ser evitados también.
  • Una vez efectuada la limpieza, para secarlo deben usarse esponjas o paños suaves que no rayen el material.

Cómo limpiar el aluminio: algunos trucos, productos y materiales

Todos los consejos anteriores son de carácter general, son muy válidos para conocer cómo pulir el aluminio y deben ser tenidos en cuenta a la hora de elegir el producto adecuado para su limpieza. Para ello, tenemos varias opciones:

  • Uso de herramientas para cortar metal: Hay ciertas máquinas empleadas en entornos industriales y en muchos sectores que además de poder cortar, pulen y abrillantan. Es el caso de una pulidora orbital, en la que se pueden añadir discos especiales para pulir el aluminio correctamente.
  • Productos de limpieza: En el mercado hay multitud de productos que pueden aplicarse a este material, son abrillantadores específicos de aluminio o pastas hechas a base de cremor tártaro.
  • Remedios caseros: Son trucos que todos podemos hacerlos con ingredientes que tenemos en nuestras casas y que presentan unos grandes resultados para dejar su superficie limpia y reluciente. A continuación, destacamos algunos.

Limpiar aluminio con vinagre, harina y sal

Consiste en echar una cucharada de sal en una taza de vinagre blanco. Se le añade harina y se va realizando una pasta moviéndola hasta darle cierta consistencia. Se aplica con un paño en la superficie del aluminio y se deja actuar unos 15 minutos. Por último, se enjuaga con agua tibia y se seca con un paño suave que no dañe su superficie.

Pulir aluminio con bicarbonato sódico y limón

Consiste en mezclar bicarbonato sódico (si no se tiene, se puede emplear pasta de dientes, ya que entre sus ingredientes se encuentra el bicarbonato) con zumo de limón. La pasta resultante se aplica en un paño seco y se frota la superficie. Este método debe aplicarse en movimientos circulares y es perfecto para eliminar manchas puntuales en una superficie de aluminio.

Con ketchup

El ketchup es una salsa que se utiliza en muchos casos para eliminar la oxidación de ciertos metales, entre ellos el aluminio, pero se recomienda su aplicación haciendo una prueba primero en una esquina del material para comprobar que no lo daña.

Para hacerlo, aplicar el ketchup sobre la superficie y dejar reposar durante 20 minutos. A continuación, hay que frotar con un paño suave para posteriormente enjuagar con agua tibia. Por último, se seca con un paño suave o una esponja. Todos estos trucos están indicados para saber cómo limpiar el aluminio, sin embargo, tenemos que incidir que deben ser probados antes en pequeñas muestras para verificar que no dañen el material.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Industria 4.0, La factoría del futuro

El sector industrial, robots colaborativos o digitalización de funciones están en continua evolución. La asociación con una empresa especializada como Production Tools permite implementar diseños estandarizados así como el desarrollo de diseños personalizados que ayudan a aportar un valor diferencial.

Contactar